Entre el 22 y el 27 de mayo, tuvo lugar la segunda edición de MOLA en Uruguay. Se trata del evento latinoamericano de diseño y sustentabilidad con proyección internacional que reúne moda, estilo e innovación con conciencia global ambiental y humana.

Durante seis días, se realizaron en distintos sitios históricos de Ciudad Vieja, Montevideo, conferencias, workshops, debates y muestras de moda. Dos horizontes estructuraron este evento, por un lado, quizás de manera indirecta, aportar a la cooperación regional en materia de migración y por otro, apoyar el desarrollo de una industria textil y del diseño verdaderamente diferente, no alineado a los patrones establecidos, sino a los del mundo por venir. Siendo un evento gestado por la fundación Entre soles y lunas, no podía dejar de lado la pata migratoria.

El abrigo es de la marca uruguaya Gaia y las botas de la argentina Boobamara PH: Emilia González

Se trata de dos asuntos que van de la mano de manera inevitable y que durante todo el evento se hizo fuerte hincapié, por lo menos desde las conferencias, foros y debates, a considerar en serio la diversidad desde todas sus aristas posibles. No sólo diversidad de estilo, sino cultural, étnica, de género, entre muchas otras.



En sintonía con esa línea, Patrimonio y Agua fueron los ejes principales de esta edición que se desarrolló en lugares emblemáticos de la Ciudad Vieja como el Cabildo de Montevideo, el Centro Cultural de España y el Museo del Carnaval. Además el cierre tuvo espacio en el bellísimo Teatro Solís. Allí, durante la ceremonia de reconocimientos, se otorgaron becas de estudio.

Las texturas de Algo Bonito, marca correntina PH: Emilia González

El costado crítico de la moda

Durante la jornada de foros, las referentes latinoamericanas: las argentinas de Estudio Quier, Lucía Chaín, María Del Mar Romero, y María Inés Strasser, guiaron las mesas de ponencias y colaboraron en reflexionar sobre la cadena de producción de la moda. Más tarde, durante el Hilatorio expertas y expertos internacionales de diferentes áreas (desde innovadores de gestión de materias primas, pasando por especialistas en negocio hasta investigadores), profundizaron en los impactos específicos de la industria de la moda tradicional, plantearon alternativas en distintos aspectos e invitaron a la reflexión desde nuestra base latinoamericana para aportar al cambio.

María Luján Tilli, y las diseñadoras Patricia Ovalle y Lucía Chaín PH: Emilia González

Conferencia Evelyn Mora

El cierre estuvo a cargo de referentes internacionales en moda sostenible. La Conferencia Magistral se desarrolló con la participación, por segunda vez consecutiva en MOLA, de Eduardo Iracheta (Bilbao Arts & Fashion, España) quién dio una charla sobre derecho humano al agua y buenas prácticas en su utilización a nivel industrial. Giusy Bettoni (C.L.A.S.S. Eco Hub Milán, Italia) habló sobre economía circular, textiles inteligentes y las certificaciones para nuevos materiales y nuevos modelos de negocio. Evelyn Mora, fundadora de Helsinki Fashion Week (Finlandia), la primera fashion week 100% sustentable, relató su experiencia de negocio e invitó a reflexionar sobre el consumo consciente.

Evelyn Mora – Imagen: MOLA

Arte, mates, sol y diseño consciente

A diferencia del año pasado, donde sólo pocas marcas pudieron participar de la feria pero que estuvo abierta durante todas las jornadas del evento, esta vez, muchas más marcas y diseñadores sostenibles tuvieron su espacio durante dos días especiales dedicados a expresiones artísticas, workshops y recreación en el hermoso y cálido Museo del Carnaval. La apertura de estas jornadas se dio con el Manifiesto de moda sostenible uruguaya de la mano de Gaia, Inner, Cerrito de Indios, Cosa Nostra,  Ekofusion y Boobamaras. Durante los dos días la galería de marcas de moda sostenible latinoamericana contó con Guani, So Vintage, Tramarte, Texturable, María Bouvier, Josefina De León, Wairá, Laboratorio X, Bambú del Este, Algo Bonito, Troja, Boobamara, Cirilo, Carla Andrea, Get Wild Escencias by Gaby y Aura.


Manifesto por la moda sostenible

Además hubo distintas actividades al aire libre, desde charlas, tejido colectivo, cine a pedal por Efecto Cine, hasta los esperados workshops como el de tejido en telar a cargo de Telare, marca de la embajadora chilena del evento, Victoria Cerón. También se desarrollaron un workshop de teñido natural a cargo de Sonia Dávila y otro de aromaterapia por María de los Ángeles Cazaux.

La Gala en el Solís

La semana de moda sostenible cerró con una Alfombra Verde el domingo 27 en el Teatro Solís de Montevideo. La consigna para las invitadas e invitados de la noche, fue asistir con un outfit creativo y por supuesto, sostenible. Allí, los diseñadores ecuatorianos Fabrizio Celleri y Andrea Tello presentaron sus colecciones de indumentaria y joyería, reconocidas a nivel internacional. También, las marcas Dolmen y Chaín realizaron una intervención al inicio de la noche.

La propuesta de CHAÍN en la pasarela de la Gala. Imagen: MOLA

Durante la gala, la diseñadora Carla Andrea de Argentina, y Gaia de Uruguay obtuvieron, como reconocimiento a marca destacada sostenible, un curso online con Slow Fashion Next España y una mentoría con C.L.A.S.S. Eco Hub Milán respectivamente. Luego, se otorgó una beca de estudio para el Istituto Marangoni a Rocío Arredondo y otra de Slow Fashion Next para un curso online de introducción a la moda sostenible a Florencia Panaro, ambas estudiantes argentinas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *