La libertad causa miedo y el miedo, estragos. La libertad no es de nadie, pero acá estamos trabajando por ella. Creí que este día iba a tardar mucho en llegar, pero mi pesimismo me jugó una mala pasada y acá estoy, preparándome para la jornada y la vigilia más esperada de mucho tiempo.

Imagen: Andrik Langfield
Imagen: Andrik Langfield

Decidir por otras personas, creer que sabemos lo que es bueno o malo, señalar con el dedo, juzgar sin titubear (ni pensar), entre otras cosas, son algunos de los males que todavía nos enferman y no queremos soltar. Estos días me recuerdan que cuando era pequeña, quería ser varón porque veía que eran más libres y daban menos explicaciones que nosotras. Por suerte con el tiempo crecí feliz de ser mujer y  saber que puedo con otras, todas juntas, reclamar y vivir en la misma libertad. También supe que aunque haya quienes se resistan, la libertad de elegir y decidir sólo puede hacer una sola cosa: crecer.

En estos días opté por dejar pasar un silencio sordo y necesario por el cuerpo y la memoria.  Mi silencio cabe en la palma de una mano. Allí dejo mi amor a todas ellas, las hembras de todas las especies, las esclavas que este mundo necesita para mantenerse en pie. Así que con esto alcanza y sobra, en un día cargado de emociones, intereses, odios y esperanzas.

Abajo les dejo lo mejor de mí. Gracias, siempre, por estar ahí.

TODAS JUNTAS


Tengo miles de hermanas que gritan ayuda

pero no me necesitan

Soy con ellas creadora

de muerte y luz, sombra y vida



El tiempo nos acoge sin preguntas ni distinciones



En él soy un pez en busca de un río menos turbulento

porque no quiero ser un salmón

y hoy ya es suficiente.



Hoy es el día

de hacer silencio y consolar

a una especie sin raíces



Es el día de encontrar en mis hermanas

a miles que no están

yo fui esa ausencia

cada amanecer



Hoy respiran en mí

memoria milenaria



Son con nosotras, con las que miramos el sol

sin cerrar los ojos

ni esclavas, ni pecadoras



Mujer, tierra, universo

somos luz



Somos la luz



Algunas veces, sólo puedo escribir (y sentir) en forma de verso. Nos vemos entre pañuelos verdes  ♥



Luján.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *